cantidades inembargables

Cantidades inembargables: qué parte de tu patrimonio queda a salvo

Al hablar de cantidades inembargables nos estamos refiriendo a aquella que no se puede ejecutar judicialmente. Parte de nuestro patrimonio está protegido por la ley, para garantizar que disponemos de un mínimo vital y evitar las medidas confiscatorias.

Vamos a analizar cómo se regulan los bienes inembargables en nuestro ordenamiento jurídico. La cuestión es relevante, ya que se trata de una parte de nuestro patrimonio que queda a salvo de eventuales ejecuciones y embargos.

¿Qué son las cantidades inembargables?

Uno de los pilares de nuestro derecho de obligaciones es el de la responsabilidad patrimonial universal en el artículo 1911 de nuestro Código Civil. Esa responsabilidad es personal, y afecta a todos los bienes presentes y futuros del patrimonio del deudor.

Por tanto, las deudas válidamente contraídas deben ser pagadas y sobre ello se sustenta nuestra teoría general de las obligaciones.

Pero el principio de responsabilidad patrimonial universal se ha ido flexibilizando en los últimos tiempos. En este sentido destacan normas como la Ley de Segunda Oportunidad, que permite a los deudores insolventes deshacerse de parte de sus deudas.

Otros límites al principio de responsabilidad patrimonial universal se dan en la Ley Concursal y en los bienes y derechos inembargables.

Pensiones y salarios inembargables

La Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (LEC), dentro del título referente a ejecuciones dinerarias, reserva una sección dedicada a bienes inembargables. Concretamente, el artículo 607 establece los límites y cantidades que queda fuera del alcance de la acción ejecutiva.

La regla general es que no son inembargables los ingresos que no excedan del Salario Mínimo Interprofesional. Tras la última reforma legislativa dicho salario quedó fijado en 950 euros para un trabajador a tiempo completo. A partir de ahí  la Ley establece una serie de límites y tramos.

Tramos y porcentajes inembargables

Los ingresos que no resultan inembargables son los siguientes:

  1. Desde la cantidad equivalente al SMI hasta el doble del mismo es embargable un 30%. Es decir sobre los segundos 950 euros serían embargables hasta 285 euros.
  2. Desde el segundo SMI hasta tres veces el mismo se podrá embargar un 50%, lo que supondrían otros 475 euros en este tramo más los 285 del tramo anterior. Total, hasta 760 euros.
  3. La cuantía que exceda del tercer al cuarto SMI se podrá embargar un 60 %, es decir 570 euros. El acumulado serían 1330 euros.
  4. Del exceso del cuarto al quinto SMI será embargable un 75%. 712,5 euros más con un acumulado de 2042,5 euros.
  5. Y para todo lo que exceda del SMI en cantidades superiores a cinco veces dicho importe será embargable el 90 %.

Especificaciones sobre el cálculo 

De forma adicional la ley hace unas precisiones respecto a los cálculos e importes inembargables de salarios, nóminas, pensiones e ingresos equivalentes:

  • Si el ejecutado percibe varias percepciones, las mismas se sumarán para determinar el importe embargable en cada tramo. También se tendrán en cuenta las del cónyuge si el régimen económico matrimonial es de sociedad de bienes gananciales.
  • A los tramos indicados anteriormente se deducirán entre un 10 un 15 % por cargas familiares como hijos, personas con discapacidad o mayores a cargo.
  • No debemos olvidar que el embargo se hace sobre el importe líquido a percibir, no sobre el bruto.
  • Estos límites serán igualmente aplicables a profesionales autónomos con el matiz de que será más difícil de controlar debido a la variabilidad de los ingresos mes a mes. 

Hay que tener en cuenta que estos límites en principio no se aplican a los ahorros. Si el SMI se ingresa en la cuenta bancaria y el Juzgado comunica al Banco un embargo de saldos, la entidad financiera está obligada a retener y transferir dicha cantidad. Será el deudor quien tendrá que presentar las alegaciones oportunas para justificar ante el Juez que ese saldo procede de un ingreso inembargable.

Como conclusión, el legislador ha querido sustraer determinados ingresos de la acción ejecutiva con la finalidad no crear situaciones de pobreza ni desincentivar la actividad económica, laboral o profesional.

No obstante, la protección de cantidades inembargables no equivale a una condonación. La deuda seguirá ahí, y la traba de cantidades que conforme a derecho pueda practicarle, se prolongará durante el tiempo necesario, hasta la satisfacción de la deuda, su completo pago o caducidad de los embargos.


SOLICITA YA TU PRESUPUESTO GRATUITO

Solicita ya tu presupuesto


Acepto que contactéis conmigo por las vías facilitadas

He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones generales de uso y acepto que remitáis mi solicitud a vuestros colaboradores (LISTADO).