deudas seguridad social - portada

Deudas con la Seguridad social: cómo enfrentarse a ellas

Las deudas con la Seguridad Social son uno de los mayores problemas de los autónomos y empresarios en situación de crisis económica. Tanto las cotizaciones de los trabajadores como las sanciones, recargos, intereses y demás conceptos pueden llevar el negocio a la ruina.

Por eso, cuando un autónomo o profesional atraviesa un problema de tesorería, estas deudas suelen ser de las más dolorosas. Así que hemos decidido escribir este artículo, explicándote cómo reaccionar a las deudas con la Seguridad Social.

Detallamos las herramientas legales que tienes a tu alcance y te explicamos cómo sacarles el máximo partido.

Las deudas con la Seguridad Social

Cuando hablamos de deudas con la Seguridad Social nos estamos refiriendo a la ordenación de medios técnicos y humanos para producir un bien o prestar un servicio. Es decir, nos referimos a los autónomos.

Estos deben atender religiosamente todos los meses los pagos de los seguros sociales, tengan ganancias o pérdidas. Constituyen un gasto permanente sin el cual la actividad no se puede llevar a cabo. El hecho de no estar vinculados a los ingresos hace que sea una carga importante, especialmente si tenemos varios trabajadores a nuestro cargo por los que cotizar.

Estos créditos tienen una naturaleza jurídica pública por razón de la entidad que los cobra. Y, como no podía ser de otro modo, el aparato recaudatorio de la Seguridad Social actúa con prerrogativas y privilegios. Por ejemplo, puede dictar actos directamente ejecutivos sobre el patrimonio de las personas.

Así las cosas, será difícil eludir el pago de deudas Seguridad Social, ya sea por vía voluntaria o de apremio. Pero hay formas de conseguir facilidades en el pago e incluso su cancelación en procedimientos concursales.

Dada la importancia de estos créditos de la Tesorería General de la Seguridad Social, vamos a dar unas notas sobre cómo tratarlos en situaciones de apuros.

Aplazamiento de deudas con la Seguridad Social 

Una de las opciones para flexibilizar el pago de estas deudas es el aplazamiento. Todas las deudas con la Seguridad son susceptibles de aplazamiento, excepto:

  • Cuotas por accidente de trabajo y enfermedades profesionales
  • Cotizaciones del autónomo  por trabajadores contratados

Toda persona podrá solicitar el aplazamiento en cualquier momento desde el inicio del plazo reglamentario para realizar el ingreso. Para ello, deberá cumplimentar la solicitud normalizada indicando:

  • Datos personales.
  • Identificación de la deuda.
  • Aportando garantías cuando estas sean exigibles.
  • Y acompañando cuanta documentación se considere oportuna para justificar el aplazamiento.

El aplazamiento no podrá ser superior a cinco años, y el plazo para resolver será de 3 meses.

Finalmente indicaremos que las causas de denegación más frecuentes son las siguientes:

  • Incumplimientos de anteriores aplazamientos
  • Cuando ya se ha autorizado el embargo de bienes
  • Deudas de pequeño importe

Segunda Oportunidad: la cancelación de deudas públicas

La Ley de Segunda Oportunidad adaptó el concurso de acreedores para facilitar que las personas naturales pudieran cancelar sus deudas. Esto incluye a los profesionales, autónomos y empresarios.

Y aunque en un principio hubo dudas acerca de si las deudas públicas podían cancelarse, en la actualidad podemos afirmar que esta norma también nos permite cancelar deudas de la Seguridad Social.

1ª etapa: acuerdo extrajudicial de pagos

Si estamos abrumados por las deudas lo más probable es que estemos en situación de insolvencia. Ello nos permitirá solicitar la segunda oportunidad.

El proceso de segunda oportunidad empieza con la tramitación de un acuerdo extrajudicial de pagos (AEP). Al iniciarse, se solicitará el nombramiento de un mediador concursal para ayudarnos en el proceso.

Aunque las deudas con la Seguridad Social quedan al margen de esta primera etapa, es necesario tramitarla para acceder posteriormente al concurso consecutivo. Será allí donde solicitaremos la cancelación de deudas, conocida como beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI).

2ª etapa: concurso consecutivo

El fracaso del intento del AEP obligará a declarar concurso consecutivo, que derivará en la liquidación del patrimonio. Tras la conclusión del concurso por insuficiencia de masa activa podremos pedir el BEPI.

El BEPI puede declararse en las siguientes modalidades:

  • Definitiva. Necesitaremos algo de liquidez, ya que tendremos que pagar las deudas con carácter privilegiado. A cambio, conseguiremos que el juez cancele de forma automática y definitiva todas nuestras deudas, incluyendo las que tengamos con la Seguridad Social.
  • La falta de pago de los créditos anteriores permitirá al Juez decretar el BEPI provisional, pudiendo imponer a la Seguridad Social quitas y esperas en un plan de pagos del deudor.
    La parte privilegiada de las deudas de la Seguridad Social quedará incluida en el plan de pagos, pero el juez podrá cancelar el resto de la deuda gracias al BEPI.
  • Incluso si no logramos atender el plan de pagos, el juez podría concedernos discrecionalmente el BEPI. Para acceder a esta opción será necesario que hayamos destinado el 50 % de nuestros ingresos inembargables cumplir el plan (25 % en casos de umbral de exclusión).
    En estos casos el juez podrá declarar BEPI y se cancelarán las deudas no pagadas, incluidas nuestras deudas con la Seguridad Social.

Por tanto, la asistencia de un abogado especializado puede ayudarnos a librarnos de las deudas con la Seguridad Social. Estos profesionales conocen nuestra situación de dificultad económica, así que nos ofrecerán facilidades de pago y tarifas razonables. Puedes contactar con uno de ellos a través de nuestro formulario.


SOLICITA YA TU PRESUPUESTO GRATUITO

    Solicita ya tu presupuesto


    Acepto que contactéis conmigo por las vías facilitadas

    He leído y acepto la política de privacidad y las condiciones generales de uso y acepto que remitáis mi solicitud a vuestros colaboradores (LISTADO).